-->

5/24/2014

Una sonrisa perfecta


Life & Beauty Weekly: Tendencias: Belleza & Pelo

5 secretos para lograr unos dientes más blancos

By Shana Aborn for Life & Beauty Weekly


Sin importar lo fabuloso que se vea tu maquillaje, te verás todavía mejor si tienes una linda y brillante sonrisa que acompañe al rubor y al rímel. No todos tenemos la suerte de tener dientes naturalmente blancos, pero por fortuna hay algunas formas fáciles de obtener los relucientes resultados que deseas. Esto es lo que debes hacer:
 
1.  Se realista
“Cada paciente nace con un tono básico en los dientes: amarillo, anaranjado o gris”, nos dice Charles A. Cacioppo, dentista de la ciudad de New York y profesor asociado de la facultad de odontología de la Universidad de New York. El éxito de cualquier técnica de blanqueado depende de tu color natural: los dientes amarillos por lo general se aclaran mejor que los que tienen un tono gris. 

Trata de lograr un tono tres o cuatro veces más claro que tu color normal. “Algunas personas con dientes que ya están blancos los quieren tener aún más blancos y yo procuro decirles que no lo hagan”, declara Cacioppo. “Se verá poco natural... no lucirá bien”.

2.  Evita cosas que manchen
El café, el té, el vino tinto y las bayas, además de otros alimentos coloridos pueden dejar manchas en la superficie, mismas que se acumulan con el tiempo. Fumar también es notorio por poner amarillos los dientes.

3.  Cepíllate de forma correcta
Cepillarse los dientes dos veces al día durante dos minutos completos ayuda a mantenerlos sanos y elimina los rastros de comida que pueden causar manchas. Asegúrate de usar la técnica correcta, poniendo el cepillo en un ángulo de 45 grados contra cada pieza dental y moviéndolo en un barrido corto. Cambia tu cepillo cada tres meses o cuando las cerdas comiencen a mostrar desgaste.

4.  Prueba una pasta blanqueadora
Muchas marcas ofrecen ahora fórmulas blanqueadoras, por lo general con bicarbonato de sodio, peróxido de hidrógeno o una combinación de ambos. Son buenas para eliminar manchas superficiales, pero no afectan el color del esmalte del diente, de modo que el tono blanco dura solo mientras se siga usando la pasta. Algunas pastas también están formuladas para rellenar puntos débiles en el esmalte y hacen que los dientes sean menos susceptibles a las manchas.

5.  Considera un blanqueado profesional
Para resultados duraderos, pregunta a tu dentista acerca de un procedimiento de blanqueado en el consultorio. Se te colocará un aparato especial que luego se llena con un gel fuerte de peróxido de carbamida y que tienes que dejarte puesto toda la noche. El gel penetra en el esmalte del diente y blanquea las manchas. No es un procedimiento barato: suele costar entre $300 y $500 dólares y no está cubierto por los seguros médicos, pero los efectos pueden durar hasta dos años y los tratamientos repetidos son más económicos.

“Una vez que se tiene hecha la placa para tu boca, puedes volver y conseguir los materiales para dos o tres blanqueadas más”, explica Cacioppo. También es posible conseguir en la farmacia kits de blanqueado similares, añade, pero el gel que se usa es menos concentrado, de modo que es posible que termines comprando más, en menos tiempo.

Shana Aborn es editora en jefe de Life & Beauty Weekly y antigua editora en Ladies’ Home Journal y MAMM. También ha escrito para publicaciones como Parents, Working Mother, Family Circle y BettyConfidential.com.

Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr


No hay comentarios: