-->

6/01/2014

Dieta


Life & Beauty Weekly: Tu Salud

Comida saludable a toda hora

By Rosa Cordero for Life & Beauty Weekly

Cuando estás tratando de perder peso ya sabes qué importante es comer equilibrado y regularmente. Pero hay veces que resulta complicado organizarse. Los almuerzos demasiado temprano, las fiestas hasta tarde y los retortijones de hambre del mediodía pueden terminar con tu dieta y con tus buenas intenciones.
Por suerte, existen formas de comer equilibrado aún teniendo horarios desfasados. La dietista registrada Heidi Reichenberger McIndoo, autora del libroWhen to Eat What: Eat the Right Foods at the Right Time for Maximum Weight Loss, sostiene que, si nos organizamos bien, podemos tener una alimentación sana en todo momento del día. Aquí te presentamos algunos de sus tips para salir airosa de las situaciones más frecuentes:

El pajarito madrugador
Te gusta llegar a la oficina temprano, quizás después de haber ido al gimnasio, así que no comes demasiado antes de salir de casa. Obviamente, cuando llegas tu escritorio, el hambre ya se ha apoderado de ti

Solución: “Divide tu desayuno en dos partes", sugiere McIndoo. “Primero, come algo de fruta o una tostada de pan integral que le hará bien a tu estómago. Un par de horas más tarde, cuando sientas que tienes hambre, puedes comerte un yogurt o un puñado de frutas secas. Esas dos comidas juntas formarán un desayuno completo.”

El tornado de media mañana
Tu jefe organiza una reunión de último momento. Tu primer reflejo: correr hacia la máquina expendedora,  porque ya sabes que esta es tu última oportunidad de comer algo antes de que llegue el almuerzo.


Solución: "Para recargar las baterías trata de optar por algo que contenga proteínas y fibra, ya que tu organismo tarda más en digerirlas, dándote una impresión de saciedad por más tiempo", acota McIndoo. Pon en el cajón de tu escritorio barritas de cereal o lleva al trabajo galletas integrales con un poco de queso.

La fiestera
Ya sea en un brunch del día de las madres o en una boda elegante, no puedes resistir a la tentación frente a tantas delicias.

Solución: “Muchas personas piensan que deben privarse antes de una fiesta para ahorrar calorías. Sin embargo, siguiendo este método, lo único que logran es dar rienda suelta a su apetito y terminar comiendo platos con mucha grasa y muchas calorías", dice McIndoo. En lugar de hacer esto, come un bocadillo antes de salir, como puede ser una pequeña ensalada con rebanadas de huevo duro o medio sándwich y una fruta.

La que está a las carreras
No puedes esperar.Tienes mil cosas que hacer y es tan tarde que ya no quieres ni pensar y lo más fácil es comprar algo en la pizzería más cercana.

Solución:"Cuando cenas tarde es muy probable que te dejes tentar por comidas rápidas, con alto contenido de grasa. Pero tu cuerpo sabe bien que solo necesitas una cantidad determinada de comida por día", comenta McIndoo. “Cuando comes más de esa cantidad, tu cuerpo comienza a almacenar grasa.” Para estar lista para esos días en los que no puedes evitar cenar tarde, compra pechugas de pollo sin piel o filetes de pescado que puedas meter en el horno en cuanto llegas a casa. Evita las comidas picantes, la cafeína y el alcohol tarde en la noche".

El monstruo de las galletas
Nunca falla: estás por irte a dormir y los que se despiertan son tus antojos. Puede que hasta te despiertes con hambre.

Solución: No tienes por qué privarte pero trata de comer algo ligero para que no tengas problemas para conciliar el sueño. Prueba con un poco de yogurt griego mezclado con fruta fresca o un bol de cereal integral con un poco de leche descremada.

Rosa Cordero es escritora independiente de Miami cuyos temas de predilección son la belleza, la moda y el mundo del espectáculo. Escribe también un blog llamado AccidentalSexiness.com. Ya ha escrito antes para Life & Beauty Weekly.


Share this Post Share to Facebook Share to Twitter Email This Pin This Share on Google Plus Share on Tumblr


No hay comentarios: